Clínica Estética Médica | MEDICINA ESTÉTICA ERES PRESENTA LA TERAPIA DE LÁSER DE BAJA INTENSIDAD PARA PROBLEMAS CAPILARES
16926
post-template-default,single,single-post,postid-16926,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

MEDICINA ESTÉTICA ERES PRESENTA LA TERAPIA DE LÁSER DE BAJA INTENSIDAD PARA PROBLEMAS CAPILARES

Medicina Estética Eres incluye la terapia de láser de baja intensidad dentro de los tratamientos que ofrece su Unidad de Medicina Capilar, dirigida por el doctor Amir Tarighpeyma. Se trata de un procedimiento no invasivo que trata la alopecia y estimula el crecimiento del cabello.

La alopecia afecta a la mayoría de los hombres adultos y a la mitad de las mujeres, en distintos grados. Cuanto antes se aborde esta patología, mejores serán los resultados que el paciente alcanzará. Antes de comenzar cualquier tratamiento de medicina capilar, los profesionales de ERES realizan un diagnóstico previo para establecer el rumbo a seguir.

 

La terapia de láser de baja intensidad estimula el flujo de sangre en todo el cuero cabelludo. Tiene efectos anti inflamatorios e inmunosupresores. Se trata de una luz LED que introduce la energía mediante fotones no térmicos en el cuero cabelludo, los folículos pilosos y las células. La luz se transmite a través de las capas de la piel (epidermis, dermis y tejido celular subcutáneo), haciendo que las células la conviertan en energía química para promover el rejuvenecimiento sano del cabello. Un proceso similar a la fotosíntesis de las plantas.

 

Se trata de un procedimiento no invasivo y muy relajante, ya que es un ‘laser frío’ que no produce ningún calentamiento o enrojecimiento de la piel y no causa efectos secundarios.

 

Para alcanzar mejores resultados, se recomienda combinar este tratamiento con mesoterapia capilar. En Medicina Estética ERES se emplea Dutasterida, un antiandrógeno selectivo que actúa directamente en la raíz del pelo, sin afectar a otros órganos. Inhibe una enzima llamada 5-alfa reductasa (estructura únicamente presente en la raíz folicular y en la próstata), impidiendo la acción de las hormonas masculinas (andrógenos) sobre la raíz folicular.

 

Se recomienda una sesión mensual de mesoterapia y cuatro semanales de terapia de luz de baja intensidad para un mejor resultado.