915 672 792 - 917 818 893 - 662 164 735   

Cómo paliar los efectos del verano

La gran mayoría ya habréis vuelto de vacaciones. Al igual que nosotr@s la piel también sufre síndrome-postvacacional.

Los excesos de sol, agua del mar, aires acondicionados, piscinas, mala alimentación… provocan un deterioro de esta misma, apareciendo descamación, manchas y falta de luminosidad entre otros.

Con la ayuda de algún tratamiento y un buen cuidado diario podremos paliar estos efectos.

Much@s de vosotr@ nos preguntáis qué tipo de cosméticos os vendrían bien y cómo utilizarlos. En el artículo de hoy os daremos unas pautas a seguir:

  1. Higiene diaria tanto por la mañana como por la noche. Para ello podéis utilizar geles, o leches, específicos si os gusta la sensación de “lavarse la cara” o agua micelar para l@s que preferís ir más rápido.
  2. Sérum: es un producto opcional, si lo utilizas es el primero de todos. Decimos que es opcional ya que se suele recomendar a partir de los 30 años aunque sabemos que la edad es muy relativa y todo va a depender del estado en el que se encuentre tu piel.
  3. Contorno de ojos: es importante usar un producto específico debido a la sensibilidad de la zona. Al igual que el serum, es opcional. Aunque también es recomendable a partir de los 30 apróximadamente. No olvidéis aplicarlo en pequeña cantidad y a toquecitos.
  4. Crema hidratante: durante el día os recomendamos que lleven principios activos hidratantes e iluminadores como puede ser la vitamina C. Mientras que durante la noche podéis utilizar AHA que actúan como exfoliante suave de la piel.
  5. Factor de protección solar: es muy importante tanto en invierno, como en verano.

Aparte de los cuidados diarios, un par de veces al mes podéis realizaros un peeling y posteriormente poneros una mascarilla.

Los laboratorios farmacéuticos ofrecen una gran variedad de productos específicos para cada piel. Como siempre os decimos, no todas las pieles son iguales y cada una necesita un tratamiento determinado tanto en la consulta como en casa. Un buen diagnóstico es el primer paso. Si tenéis alguna duda, nosotros podemos asesoraros y haceros un diagnóstico facial en el que utilizaremos QUANTIFICARE; del que os hablaremos en otro artículo.