915 672 792 - 662 164 735   

  • Inicio
  • Noticias
  • Prensa
  • Todo lo que debes saber sobre el Ácido Hialurónico

Todo lo que debes saber sobre el Ácido Hialurónico

Sí, el ácido hialurónico tan demandado para el rejuvenecimiento facial está presente en muchos alimentos.

Para tener una piel bonita es fundamental mimarla desde fuera, protegiéndola de las agresiones externas y proporcionando rituales de higiene e hidratación diaria de forma tópica, pero no podemos olvidar el cuidado desde dentro. "El impacto de la dieta en el estado de nuestra piel es tan importante como la aplicación de cremas", afirma la especialista en nutrición Raquel Moreno, miembro de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

La regla de oro es beber agua con frecuencia. Su presencia en el organismo es clave para estar hidratados, por eso aconseja al menos dos litros al día. "Podemos aumentar el consumo de líquidos con zumos, sopas de verduras o infusiones, así como con gelatina que, además de aportar agua, es rica en ácido hialurónico".

Respecto al menú, convienen "todo tipo de carnes y pescados, que nos proporcionan las proteínas necesarias para dar firmeza a nuestros tejidos, aunque siempre son más saludables las blancas y magras". Dentro de los pescados, destacan los azules, "como el salmón, la caballa o el atún, que además contienen omega 3, potente agente antiinflamatorio y antienvejecimiento".

La doctora especialista en medicina estética y nutrición, propietaria del Centro Médico Eres (Madrid), también recomienda incorporar vegetales a esta cesta de la compra para una apariencia más joven y tersa: espinacas, brócoli, coles de Bruselas y judías verdes. "Son ricos en magnesio, esencial para la síntesis del ácido hialurónico". Las frutas, siempre indispensables, contribuyen a lucir una piel llena de luz "por su alto contenido en vitaminas y antioxidantes".

Los cereales integrales, el arroz, algunas semillas o la soja "son beneficiosos para mantener los niveles de hialurónico y contienen otros elementos necesarios para la piel, como el zinc y los fitoestrógenos. Algunas féculas, como las patatas, por su alto contenido en almidón, también activan su producción".

Leer artículo