TOXINA BOTULÍNICA

TOXINA BOTULÍNICA

Tratamiento para despejar la mirada y suavizar las arrugas de expresión de la frente, el entrecejo y las patas de gallo. No se trata de dar un aspecto estático o antinatural, nuestro objetivo es conseguir.

 

Una mirada relajada

Corregir y borrar las arrugas dinámicas del tercio superior del rostro

Evitar que las arrugas se hagan cada vez más profunda.

 

Se trata de un tratamiento sencillo, rápido, que permite hacer vida normal en cuanto se sale de la consulta y con un efecto muy rejuvenecedor. El resultado comienza a notarse a los 4-6 días, y el efecto se va desvaneciendo paulatinamente en los meses siguientes.

La toxina botulínica bloquea la liberación  de la acetilcolina, esto provoca una relajación del músculo de forma temporal. Su acción, es a nivel local, sobre el músculo que estamos tratando y no conlleva ningún daño en las estructuras nerviosas.

Este tratamiento está indicado para tratar y prevenir las arrugas de expresión de la frente, el entrecejo o la pata de gallo, dando un aspecto despejado a la mirada y al rostro en general.

El  tratamiento consiste en pequeñas infiltraciones en la zona que queremos tratar. Se lleva a cabo en una sola sesión  seguida de una revisión a los 15 días. La duración del efecto es de 4-6 meses